Consejos para conducir bien el coche (Parte 2)

Sin importar si crees que tienes la habilidad de Fernando Alonso al volante, debes saber que para que todo salga bien mientras conduces, mucho tendrá que ver el hecho de que respetes las pautas principales de seguridad. Es mejor estar prevenido que sufrir cualquier tipo de accidente.

En la parte anterior comentábamos la importancia de sentarse bien al volante, de evitar las distracciones y de contar con los espejos retrovisores como principales aliados. Ahora, en este post, hablaremos de algunos consejos un poco más especializados. Porque no todo es “coser y cantar” en esto de conducir.

Analiza los condicionantes

Conducir es mucho más que encender el coche y poner la primera marcha. En cambio, intervienen una serie de factores bastante interesantes. Uno de los principales es el estado de la vía.

Mucho va a depender el estado del pavimento cuando estés conduciendo. Te ayudará a conocer cómo se comporta el coche, pero también hará más o menos probable que sufras algún tipo de accidente. Para evitar esto, debes siempre conocer cómo es la vía que vas a transitar. Sobre todo si es tu primera vez.

A su vez, aspectos como el clima (sobre todo si es invierno) son de vital importancia, ya que el asfalto es bastante susceptible a sufrir variaciones durante estas épocas, lo que influye directamente en el agarre de los neumáticos.

Toma el tiempo para conocer tu coche

Tal vez pensarás que eso es trabajo del mecánico. Pero muchas veces te pueden ocurrir accidentes donde tú y solamente tú seas el que pueda solucionar la situación. Y allí será fundamental tener unos conocimientos básicos del coche.

La mayoría de los accidentes de tráfico se producen por fallos a nivel de neumáticos, por lo que puedes aprender cómo mantenerlos en buen estado y cómo cambiarlos cuando haga falta. Además, es interesante que aprendas a hacer mantenimiento básico al motor, de manera que no siempre tengas que contar con un mecánico para hacerlo.

Así, a medida que vayas conociendo tu coche y su funcionamiento, conocerás también que “algunos coches tienen manías”, lo que te permitirá evitar muchas de las fallas porque, a ciencia cierta, “ya lo conoces”.

Y pues, estos son algunos de los consejos básicos para conducir bien, y para ir por la carretera sin tener miedo del camino, ni de lo que pueda pasar. Mientras más aspectos domines, menos le dejas al azar.